Cómo pintar una caseta de madera

Como en todo elemento de exterior, es fundamental un correcto mantenimiento. En el caso de una caseta de madera es clave tener bien tratada y protegida de las inclemencias del tiempo y de los efectos nocivos de la naturaleza debemos preparar la madera para resistir el paso de los años.

Para ello podemos hacerlo:

  1. Conservando el estado original de la madera con tonos que aporten un acabado más cuidado y eligiendo un tono más o menos oscuro pero siempre conservando el acabado en madera con sus vetas. En este caso estamos hablando de utilizar para el pintado LASUR AL AGUA. Es muy importante utilizar lasures de alta calidad, como los de la marca IRURENA, lasures de gama profesional. El lasur penetra profundamente en la madera, a poro abierto. Al no formar capa permite que la madera respire y se mantenga siempre el equilibro entre la humedad propia de la madera y la del medio ambiente que la rodea respetando a su vez al máximo el aspecto natural de sus vetas. Los lasures ofrecen una alta resistencia a los rayos UV, son elásticos, repelentes al agua e incorporan además fungicidas e insecticidas para la prevención de hongos, carcomas o termitas. Son muy fáciles de aplicar y de larga duración, de 4 a 7 años. Otra ventaja importante es que el mantenimiento en años posteriores es muy sencillo, al no tener que lijar la superficie o decapar, con pintar en las zonas que han perdido tonalidad es suficiente. A diferencia de lo que se cree, el agente más agresor es el sol, más que la lluvia.

Aconsejamos para las paredes de exterior utilizar tonos de madera más oscuro, como roble, teka, nogal, son más protectores contra los rayos UV.

Para dar mayor amplitud a la caseta, utilizar para el interior un lasur con tono más claro, como incoloro, blanco..

Y para dar un toque más original, en ventanas y puertas, elegir un tono más llamativo y de contraste, como verdes, azules… Tenemos una amplia gama de colores para poder hacer bonitas combinaciones.

  1. Decorarla empleando barnices acrílicos, que cubran totalmente la madera y en la que la gama de colores a elegir es más amplia. En este caso, el acabado de las casetas suele ser más vistoso, con colores brillantes. Como desventaja está, que al no respirar la madera, hay riesgo de que se agriete, especialmente en zonas cálidas. Además es más complicado su aplicación y su posterior mantenimiento. Debido a que al no tener agentes fungicidas, es necesario primero aplicar a la madera un impregnante que es producto formulado a partir de resinas alquídicas de gran penetración con fungicidas de alto espectro de hidrofugantes y pigmentos inorgánicos transparentes, que actúan como protectores de la radiación U.V. Posteriormente y una vez esté bien seco, se procede al pintado. Adicionalmente en posteriores pintados para mantenimiento, es necesario el decapado de toda la superficie para volver a llevar a cabo el proceso de pintado. Esto es muy típico en países como Inglaterra o Francia, donde hay una gran cultura de vivir en el jardín y pasar los fines de semana cuidando el jardín y complementos y donde se tiene asumido el mantenimiento continuo de este tipo de elementos.

Con todo lo comentado, nosotros aconsejamos por la mejor protección de la madera y por su fácil aplicación y mantenimiento, la opción de lasur al agua.

Ofrecemos la opción de barnizar la casa que compre por impregnación en fábrica o la opción de compra de los botes de lasur que requiera para el modelo elegido.

El sistema de impregnación en fábrica se realiza con una maquina de pintura de última generación marca SARMAX, mediante un proceso en el que se van pasando por la maquina, de manera individual, cada una de las piezas y tablas que componen la caseta, incluidas ventanas, tarimas de techo y puertas, de tal manera, que cada pieza queda totalmente cubierta de pintura, incluso en los rebajes de los machihembrados. Durante el proceso el agente de impregnación (lasur) se rocía en la madera y seguidamente, con la ayuda de varios rodillos de pincel que pasan por toda la superficie, de manera repetida, se consigue que el lasur cubra totalmente la superficie y pase a capas profundas de la madera. Este sistema ofrece mejores resultados y mayor garantía y durabilidad que el método de pintado manual y otros métodos utilizados en fábricas, como el método de pulverización o inmersión normal, al conseguir que el impregnante pase a capas más profundas.

En todo caso, el barniz que utilizamos en fábrica para impregnación es de la más alta calidad y es el mismo que vendemos, en el caso de que quiera pintar la casa por su cuenta. Máxima garantía observada 8 años.

Si el pintado quiere realizarlo Ud. mismo, puede efectuar la aplicación de este tratamiento de manera muy fácil y rápida, si lo prefiere, puede emplear un rodillo o una brocha y luego un pincel para repasar las uniones de las lamas, con dos manos por dentro y por fuera es suficiente o utilizar una pistola neumática que es mucho más rápido, y en este caso, deberá darle 3 capas de pintura tanto por fuera como por dentro.

Lo ideal es pintar cada una de las maderas antes que empecemos el montaje para que así, todo el machihembrado quede protegido por igual pero si no disponemos de espacio o de paciencia podemos pintarlo una vez montada y repasarla bien en las zonas de unión o extremos. En este caso, aconsejamos que pasados 2-3 meses del montaje, retoque en las uniones entre lamas, que se han podido mover algo, una vez se ha asentado la estructura, para que todo quede perfectamente cubierto.

Si quiere pintar las puertas y ventas de otro color, aconsejamos pintar estos elementos antes de montarlos, para no tener que estar protegiéndolos con cinta de pintor, que es un trabajo que lleva tiempo y hay que hacer el pintado con más cuidado.

Aconsejamos en las zonas donde le da el sol, repasarla cada 4 años aproximadamente.

 


Acepto

Estamos utilizando cookies. Al navegar por nuestro sitio web, las cookies se almacenan en su ordenador. Por favor, consulte nuestra Política de Cookies.